Técnica de trabajo en las partidas propias y de otros jugadores

Traducción de la obra Training for the Tournament Player de M. Dvoretsky & A. Yusupov. Capítulo 3.

Quiero hablar de cómo deberían estudiarse las partidas, ya sean clásicas, [contemporáneas] o las propias; y acerca de ciertos métodos útiles para extraer el máximo beneficio en esta labor.

Sin haber estudiado la herencia clásica del ajedrez no es posible ser un buen ajedrecista, así cómo es imposible imaginar un escritor o poeta que no haya leído a Shakespeare, o un artista que no haya visto jamás las pinturas de Rembrandt.

Incluso un vistazo breve a los juegos clásicos puede ofrecer una considerable mejoría en el entendimiento posicional. Los grandes ajedrecistas dominan a la perfección los principios de la estrategia y son capaces de maniobrar sus piezas con excelente destreza. De sus partidas es posible estudiar posiciones típicas de juego, planes y métodos estándar. Por lo tanto, la herencia clásica es una fuente vital de apoyo cuándo se trata de refinar el arte de la estrategia. En el estudio de las partidas de ajedrecistas profesionales nótese cómo piensan, cómo resuelven los problemas difíciles y de qué medios psicológicos se sirven. Esto es esencial para completar su recopilación analítica informativa. Dirija su atención a los aspectos más fuertes de la producción de cada jugador, en las partidas seleccionadas para su estudio. Por ejemplo, en el conocimiento de la obra de Tigran Petrosian naturalmente se debe prestar atención a cómo entendía la profilaxis de la posición y luchaba contra los planes del adversario. Esta labor es especialmente útil para cualquier ajedrecista que quiera mejorar su debilidad en este factor específico de su juego. Con el estudio de las partidas y los comentarios de Alexander Alekhine, un enfoque diametralmente distinto es necesario. Es muy interesante observar cómo Alekhine evalúa una posición de manera lógica y con debida consideración al detalle selecciona su estrategia, posteriormente la ejecuta de acuerdo a un plan consistente con tenaz y formidable energía.

Ahora una revisión de qué métodos son útiles al estudiar las partidas.

Primero, es posible ‘jugar a ponderar’ los movimientos. Habiendo desarrollado las primeras jugadas, cubra el texto posterior de la notación con una porción de papel e intente descifrar los movimientos jugados por el maestro. Al comparar su propia percepción intuitiva de la posición con la de un fuerte jugador, es posible desarrollar su intuición y el sentir de la posición. Este método fue aplicado por Aron Nimzowitsch.

Segundo, al ver un diagrama o comentario extenso, es evidente que implica un dilema significante, que un movimiento difícil fue jugado (u omitido). Al indagar profundamente en dicha estructura, intente solucionar el problema por su cuenta, y luego compare sus conclusiones con la notación de la partida.

Tercero, un método que me parece muy eficaz. Supóngase que ha estado evaluando una partida y un aspecto singular de ella causó en usted una gran impresión, al ser tan interesante cómo instructivo. Elabore un ‘esquema posicional’ de aquel tema. En un formato de papel aparte dibuje el diagrama y describa por qué consideró dicha posición tan interesante.

La partida que revisaremos en seguida se jugó hace más de un siglo. ¿Pero por qué he seleccionado la partida Zukertort – Blackburne, Londres, de 1883? Esta es una de las más bellas composiciones del ajedrez, y contiene una combinación muy destacable. Johannes Zukertort, el oponente de Steinitz en el primer match histórico por el Título Mundial, era un ajedrecista versátil. Era particularmente inventivo en el ataque, pero además muy habilidoso con los matices posicionales.

técnica de estudio en ajedrez

A. Yusupov (1991)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.