El dilema del ajedrez rápido

Al haber un impulso forzozo de mover, se relegan las virtudes introspectivas del juego a una frívola ejecución cuasi-mecánica de la estrategia, que bien ponderada es incuestionablemente correcta, pero debido a la presión del reloj que hace del juego algo tan divertido como estresante, con frecuencia quién está en desventaja puede lograr la victoria si el contrario no define su ventaja con precisión o agota su lapso de tiempo. Así es el ajedrez rápido.

Lo cuál no significa que un aficionado no pueda disfrutar del juego a dicho ritmo, pero su calidad en definitiva tampoco aporta mucho con lo qué nutrir el sentido reflexivo inherente al ajedrez. El dilema yace, no obstante, en que funciona bien cómo práctica esporádica en el desarrollo del cálculo secuencial combinatorio y  para definir desempates en el ámbito deportivo, teniendo cierta utilidad didáctica a fin de cuentas, aunque no sea sustituto alguno del ajedrez clásico de siempre.

57419-Phadnis-Strategy-Planning-Chess-1200

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.